G. Siemens: “Conectivismo: Una teoría de aprendizaje para la era digital”

El texto nos propone que las usuales teorías del conocimiento usadas para el diseño de entornos digitales, el conductismo, el cognitivismo y el constructivismo, fueron desarrolladas en una época en la que la tecnología aún no había impactado en la sociedad y la enseñanza. Resalta el autor por ejemplo, que la cantidad de conocimiento en el mundo viene creciendo exponencialmente, tal y como lo documenta la Sociedad Americana de Entrenamiento y Documentación, por lo cual el saber cómo y el saber qué ya no son suficientes sino que además es necesario saber dónde (encontrar el conocimiento requerido).

Dos principales limitaciones del conductismo, cognitivismo y constructivismo son señaladas por el autor: 1) que se centran en el individuo y no indagan por el aprendizaje que ocurre fuera de las personas o al interior de las organizaciones, 2) que focalizadas en el proceso de aprendizaje en sí mismo, no prestan atención al contenido o valor de lo que se está aprendiendo. Por ejemplo, la habilidad de evaluar la pertinencia de aprender algo es una meta-habilidad.

La teoría alternativa que nos presenta Siemens es el conectivismo, la cual:

[…]es la integración de principios explorados por las teorías de caos, redes, complejidad y auto-organización.  El aprendizaje es un proceso que ocurre al interior de ambientes difusos de elementos centrales cambiantes – que no están por completo bajo control del individuo.  El aprendizaje (definido como conocimiento aplicable) puede residir fuera de nosotros (al interior de una organización o una base de datos), está enfocado en conectar conjuntos de información especializada, y las conexiones que nos permiten aprender más tienen mayor importancia que nuestro estado actual de conocimiento (Siemens 2004: 6).

Es de esta forma entonces que esta teoría da gran importancia al contenido de lo aprendido,  pues nos dice que lo que el individuo está aprendiendo es una habilidad para incrementar su capacidad cognitiva y ajustarse a los nuevos patrones emergentes, algo sumamente importante en un contexto de cambios rápidos y de abundancia de conocimientos.

Además, en el enfoque del autor el aprendizaje deja de ser concebido como algo interno e individual, y más bien es un proceso que ocurre dentro de una amplia gama de ambientes que no están necesariamente bajo el control del individuo. Es por ello que el conocimiento puede residir fuera del ser humano, por ejemplo dentro de una organización o una base de datos. Más aún, Siemens nos dice que al  individuo de hoy le es imposible experimentar y adquirir personalmente todo el conocimiento existente y que debe derivarlo de sus conexiones. Esto último implica que la extensión del conocimiento y comprensión del individuo se dará a través de de la conexión especializada en conjuntos de información, de la extensión de las redes personales del sujeto.

Así, aunque el autor crítica cómo otras teorías dan mucho protagonismo al individuo, de alguna manera el conectivismo también mantiene como centro o inicio al individuo, dado que implica un ciclo de desarrollo de conocimiento personal “que se compone de una red, la cual alimenta a las organizaciones e instituciones, las que a su vez retroalimentan a la red, proveyendo nuevo aprendizaje para los individuos” lo que los mantiene actualizados en su área. Es decir, bajo este esquema pareciera que el aprendizaje es un conjunto de acciones que los individuos emplean para mantenerse al día o extender su conocimiento. Claro está que, a diferencia del constructuvismo (que señala que los individuos generan comprensión a través de tareas que generan significados), aquí se parte del supuesto de que el conocimiento ya existe y que es tarea del individuo establecer las conexiones y reconocer los patrones para aprenderlo.

Finalmente, notemos que en este enfoque las condiciones iniciales tienen mucho peso en lo que aprendemos y en la manera en la que actuamos basados en ese aprendizaje. Es decir, todo se encuentra interconectado y el aprendizaje parece residir, a riesgo de ser reduccionistas desde mi perspectiva, “en un proceso de conectar los nodos de información especializados”.

Considero que esta perspectiva puede ser sumamente útil si la pensamos sobre todo en un nivel curricular, analizando por ejemplo en el qué y el porqué de determinados contenidos que aprenden los alumnos. Y es que definitivamente, como señala Siemens, hoy gana importancia el transmitir conocimientos profundos y constitutivos, el formar una capacidad crítica, aspectos que ninguna máquina puede resolver hasta ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s